Álvaro Fernández se crio entre ladrillos, acero y hormigón. Desde que era niño le gustaba ir a las obras a “ayudar” a su padre en la constructora familiar.

Desde 2003 ha trabajado en Construcciones Ferveral pasando por todos los escalafones que existen en la edificación. Comenzó formándose en albañilería para más tarde ser encargado y jefe de obra hasta que acabó estudiando Arquitectura Técnica entre 2005 y 2008 para posteriormente cursar Arquitectura entre 2009 y 2013 en la Universidad Alfonso X “El Sabio” y en la École Nationale Supérieure d'Architecture de Nantes, Francia.

 

También ha realizado trabajos para la Administración Pública, en concreto en el Ayuntamiento de Las Navas del Marqués, dirigiendo el Taller de Empleo “La Dehesa”, colaborando en el área de Urbanismo y participando en el diseño de dotaciones públicas.

Posteriormente ha colaborado con varios estudios como freelance, ha participando en trabajos y procesos muy diversos, debido a su polivalente formación, como direcciones de obra, diseño de viviendas, rehabilitaciones, definiciones constructivas y elaboración de mediciones y presupuestos.

Actualmente ha comenzado a impulsar su propio estudio de arquitectura y arquitectura técnica en el que se apuesta por un coctel de diversión, pragmatismo, introducción de una tecnología propia del S. XXI, la adaptación al presupuesto y necesidades del cliente y la reutilización y reciclaje de materiales, todo ello pasado por el filtro de la sencillez e impulsado con el motor de la pasión.

“… alguno de los fines de todo arte es conseguir transmitir emociones, sensaciones y experiencias… Es la poesía, la belleza... Sí, es intangible, pero no subconsciente, es subjetivo pero experiencial. Nuestro objetivo es lograr emocionar pero con el menor número posible de elementos, de conceptos distintos y que estos sean de bajo coste. Me parece más interesante este concepto que su opuesto ya que, entre otras cosas se consumen menos recursos. En Kitek buscamos el arte de lo sencillo…”